Una boda para nunca olvidar

Los recuerdos que se dan en la boda poseen un significado en especial. Aparte de que servirán para que tus invitados no olviden lo que vivieron junto con ustedes, los novios, puedes obsequiar algo que lo guarde como parte de sus vidas. Almendras de sabores, pequeñas campanas y muñequitos de novios, son algunos de las opciones para regalar al finalizar la velada.

Dependiendo el color, las nueces poseen su propio significado. Si tus invitados te lanzan arroz, símbolo de prosperidad, al salir de la iglesia, tú podrías regalarles almendras que representen la salud, fertilidad, la suerte, la riqueza y la felicidad. Esta tradición viene desde el siglo XV cuando se regalaba a los habitantes de un pueblo, almendras dulces, para avisar sobre un nuevo nexo matrimonial.

Las campanas en cambio, poseen ese hermoso sonido que invita al romanticismo y recuerda el bello momento que vivieron en la iglesia. También representan a la armonía universal, su sonido dulce y armonioso se deshace de las malas vibraciones y vuelve mucho más acogedor cualquier ambiente. Ayudará para que el sentimiento que invade en ese momento a los novios también esté presente en cada uno de sus invitados. Las dulces campanadas lograrán liberar y propagar el amor que se vive en el lugar.

También se pueden dar recuerdos con imágenes de animales como el delfín que simboliza la fidelidad, o cisnes que significan felicidad y prosperidad. Los recuerdos que decidan dar el día de su boda deben tener un significado muy especial para la pareja. Un momento vivido entre los dos, una frase, un objeto o símbolo que los distinga de las demás parejas, lo que sea, con tal de que marquen la originalidad necesaria en toda boda.

Fuente: nuvisystem

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta