Avril Lavigne celebra una boda gótica

“Estoy emocionadísima por deciros que los rumores son ciertos… Chad y yo nos casamos ayer!”. Así revelaba en Twitter Avril Lavigne la noticia de su boda con Chad Kroeger, el líder de Nickelback.

El enlace tuvo lugar en la capilla del castillo medieval de La Napoule, en la localidad de Mandelieu-la-Napoule, cercana a Cannes. Fue todo un evento, ya que pasaron tres días de fiesta junto a sus 110 invitados.

Y además de ser una boda muy alocada, también tuvo su punto gótico, tanto en la decoración como en el vestido de la cantante, de 28 años, que era negro. Se trata de un modelo diseñado por Monique Lhuillier y que hemos descubierto gracias a la exclusiva que concedieron a la edición canadiense de ¡Hola!

“Un día en el futuro vamos a tener una familia. Espero crecer junto a Chad” ha declarado Avril, que afirma que ella ha llevado las riendas en la organización del enlace, pero siempre consultado con su ya marido. En cuanto a la particular celebración de la boda, explicó a la revista que quizá se pasaron, pero no se arrepiente porque fue algo inolvidable: “Quería asegurarme de que nuestra estancia en Francia fuera una de las experiencias más alocadas que hubieran vivido nuestros invitados y nosotros mismos. Por eso nos esmeramos tanto en decorar el castillo y en tener a punto todos los preparativos de unas vacaciones salvajes de tres días consecutivos”.

Vera Wang se pasa al negro

La famosa diseñadora neoyorquina Vera Wang ha sorprendido a todos con una colección de vestidos de novia donde el absoluto protagonista no ha sido el blanco inmaculado, sino el negro. “Para mí (el color negro) ayuda a construir un aura de misterio por la que yo estaba hambrienta. Añade sensualidad y sexualidad, además de un poco de severidad”, ha dicho Wang al respecto.

Para su colección de otoño-invierno, la diseñadora se ha movido entre el color caramelo y el mencionado negro. Cabe destacar también el uso de faldas muy voluminosas y juegos de tules que hipnotizan.

Aquí tenemos uno de los preciosos modelos en tono caramelo y nude que Vera Wang ha diseñado para este otoño.

Comenzamos a ver la transición entre luz y oscuridad con una combinación de color muy impactante.

Apreciamos como el negro va adquiriendo poder en este diseño. Impresionante el juego de tules de la falda.

Y llegamos a un vestido completamente negro. Una vuelta al luto que muchas de nuestras abuelas lucían en sus bodas, pero bastante diferente a los vestidos de entonces.

Aquí tenéis un modelo más pegado al cuerpo, con unas curiosas superposiciones.

Y por último, aquí tenéis dos modelos más de esta oscura y sensual colección.