Vanesa Romero se casa por sorpresa

Sin que nada hubiera trascendido a los medios, Vanesa Romero y Alberto Caballero, muy celosos de su intimidad, han contraído matrimonio el pasado fin de semana en Altea.

La ceremonia tuvo lugar en la playa, un enclave precioso para un enlace matrimonial como ya os hemos comentado en anteriores ocasiones. Hasta allí se desplazaron sus familiares y amigos más cercanos para compartir con la actriz y el guionista un día tan especial.

Foto: Twitter de Vanesa Romero

La novia llevó un bonito diseño de Hannibal Laguna de corte imperio y un pronunciado escote en pico. Lucía además en su cabello un collar decorado con un broche de diamantes, que se puso sobre la frente a modo de diadema. El resto del cabello, lo llevó ondulado y suelto.

Pocos detalles han salido a la luz sobre el enlace, pero lo que sabemos es que fue un día estupendo para todos, tal como Vanesa comentó en su blog de Hola: “Fue un día único, especial e inolvidable, lo viví muy intensamente… ¡¡Madre mía, cuántos recuerdos bonitos me han quedado para el resto de mi vida!!”

La pareja, tras 6 años de relación, inicia ahora una nueva etapa en sus vidas. En el plano profesional, ambos siguen trabajando en la sexta temporada de “La Que Se Avecina”.

Vestidos 2013 de Hannibal Laguna

Siempre es un placer contemplar los diseños de Hannibal Laguna, sean de fiesta, de boda o de lo que él quiera, y como siempre, la colección que ha presentado en la pasarela Gaudí para las novias de 2013 es una delicia para la vista.

Con algún que otro toque floral en vestidos de princesa con mucha caída y movimiento, y el blanco como único color en sus diseños (lo cual últimamente es casi una novedad), Hannibal Laguna puede estar orgulloso de esta magnífica colección:

El escote palabra de honor ha sido el protagonista, pero se pueden encontrar modelos de muy diferentes tipos. Los vestidos dan sensación de muchísima ligereza, como podéis ver.

Las cinturas quedan muy remarcadas en todos los vestidos, y aunque no se aprecie en la foto, algunos están decorados con pequeños pétalos, dándoles un toque muy floral.

Algunos vestidos tienen muchísimo volumen en la parte inferior, lo que les confiere un aire mucho más clásico, como de princesas de cuento.

Personalmente, me quedo con este vestido, donde la diferencia de tejidos no nace de la cintura o la cadera, como solemos ver, sino de forma asimétrica.

Fotos Vogue