¿Qué hacer con el vestido de novia después de la boda?

Tu vestido era digno de una princesa. Recorriste tiendas, catálogos, internet, e infinidad de fuentes de información y asesoramiento, para dar con el vestido de tus sueños. Elegir el vestido de novia es un trabajo duro, pero sin duda es el más gratificante.

Al verte en el espejo, minutos antes de casarte, ves el reflejo de una novia feliz, y satisfecha con su elección. Pero, ¿al día siguiente?, ¿Qué hacer con el vestido, el responsable del día más feliz de tu vida? ¿Dejarlo olvidado en una caja? ¡De ningún modo!. Echa un vistazo a unos consejos para darle un final feliz a tu vestido de novia.

Véndelo o dónalo.

Puedes vender el vestido, y recuperar parte del dinero invertido en él. Internet puede ser una herramienta muy práctica y útil para hacerlo. Otra opción muy interesante, y que te hará sentirte muy bien, es darlo a una amiga que se vaya a casar pronto, y que no disponga de mucho dinero para su boda, y que sin duda, llevara ese vestido con sumo cuidado.

Alquílalo

Si quieres aprovechar el dinero gastado, esta es la mejor forma de recuperar esa cantidad invertida, pero claro, debes alquilarlo varias veces. Hay varios sitios para ponerlo en alquiler, o a través de tiendas de vestido de alquiler, y online, y proponer un trato y cantidad con ellos.  Para eso, debes tener en cuenta que el vestido debe estar muy limpio y en perfecto estado.

Hacer una sesión de fotos diferente.

No es necesario que el mismo día de la boda, tengas que hacer tu sesión de fotos para el recuerdo ya que ese día estáis muy nerviosos, y las fotos no pueden salir como uno quiere. Mejor es hacerlo otro día posterior, más relajados, y que seguramente, saldréis mejor inmortalizados.

Recíclalo

Puedes convertirlo en un vestido coto, y aprovecharlo para el bautizo de tú primer hijo, el primer aniversario, o incluso para asistir a otras bodas. Puedes incluso tintarlo y darle un color diferente que no sea el blanco.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta